0

Diseñan un instrumento que hace música con las olas del mar

Nikola Bašić, un arquitecto croata, creó un impresionante instrumento musical marino que traduce las olas del mar en una relajante música.

hydraulis2‘Morse Orgulje’, lo que se puede traducir como ‘órgano majestuoso’, fue diseñado  por este arquitecto en 2005. Es la estrella indiscutible de la ciudad de Zadar en Croacia. Un espectáculo increíble. Los canales de este órgano conectan 35 tubos, cada uno conectado a su vez a diferentes cadenas musicales. Así obtiene de forma natural los sonidos. Las notas que desprende son puramente aleatorias, dependen de como las olas imparten contra el órgano.

Con este diseño, el arquitecto croata ganó el premio ex aequo de la cuarta edición del Premio Europeo del Espacio Público Urbano.

Inspirado en un pequeño instrumento griego de nombre hydraulis, y con el antecedente de la creación del Wave Organ en la ciudad de San Francisco en 1986, este órgano de mar posee 70 metros de largo, fabricado en su totalidad de hormigón y con unos escalones en mármol.

Sus 35 tubos generan de forma precisa una nota distinta provocada con el movimiento de las olas y la energía del viento. Cada tubo atraviesa la estructura y hace contacto con el mar Adriático, mientras que en la parte de arriba veremos pequeños orificios, que en conjunto crean una melodía sorprendente e ideal para perder la vista en el horizonte, o simplemente un placer para nuestros sentidos.

 

Fuente

0

El set de batería más grande del mundo (incluye 813 piezas y aumentando)

Mark Temperato, de 56 años de edad, ha pasado los últimos 36 años ensamblando el set de batería más grande del mundo. El increíble instrumento está compuesto por 813 piezas individuales, incluyendo tambores, platillos y campanas, su creador necesita una hora para golpear cada uno de ellos.
Mark Temperato siempre ha tenido debilidad por batería, ha estado construyendo su batería a medida durante los últimos 36 años, y no está pensando en parar en cualquier momento pronto. Es reverendo del Breath of Worship Church, en Lakeville, New York, en donde también es conocido con el nombre de “revM”. Ha estado utilizando el popular instrumento musical para “alabar a Dios” y difundir su palabra “de una manera muy diferente”.

Añade nuevas piezas a su set todos los años, el músico aficionado siempre pensó que tenía el set de batería más grande del mundo, pero no fue hasta que sus dos hijos, que también son bateristas, le pidieron que se pusiera en contacto con el Récords Guinness  para obtener el título oficial. El año pasado, revM finalmente consiguió que su nombre fuese mencionado en el Libro Guinness de los Récords después de lograr golpear cada uno de los 340 tambores y platillos de una posición sentada o de pie sin dar un paso hacia ningún lado. Pero el recién obtenido título sólo alimentó su obsesión con las baterías, por lo que pasó los últimos meses añadiendo cientos de nuevos componentes a su sistema que actualmente cuenta con 813 piezas diferentes.
Golpear a cada uno de los 813 tambores, platillos y campanas parece una tarea imposible, pero mientras revM admite que le lleva alrededor de una hora hacerlo, él dice que su silla de 70 centímetros de altura le permite llegar a todas las piezas. El monstruo conjunto pesa alrededor de 2.200 kilogramos y requiere 17 horas de mantenimiento por semana. Lleva a cuatro personas trabajando diligentemente 14 horas para montar la batería y otras 10 horas para desarmarla.